Detengamos la vacunación obligatoria

Líderes políticos están aprovechando la pandemia para recortar nuestras libertades. Es hora de proteger nuestros derechos.

 

Detengamos la vacunación obligatoria

Detengamos la vacunación obligatoria

0500.000
  345.995
 
345.995 firmado. Vamos a lograr 500.000!

Las autoridades del mundo entero creen que pueden salirse con la suya a pesar de aplastar nuestra libertad individual obligando a los ciudadanos (incluso a los niños pequeños) a ser pinchados en el brazo con la vacuna obligatoria contra el COVID-19... una vez, y otra vez, y otra... y si te niegas, pierdes tu trabajo y te mandan al exilio de la sociedad.

En muchos países de Europa se está amenazando con multas, con la imposibilidad de acceder a servicios públicos, con restricciones para viajar e incluso con la pérdida de empleo para cualquiera que se niegue a cumplir con sus exigencias.

Estos autócratas creen que una pandemia les entrega el poder absoluto como para anular nuestra libertad individual. Además, cualquiera que señale los peligros de una política a favor de la vacunación obligatoria es ridiculizado, acosado o silenciado.

Si tú y yo permitimos que se salgan con la suya, tratarán de usar este poder desproporcionado cada vez que se les antoje o les convenga para tirar adelante sus intereses.

Es por eso que te pido que firmes esta petición a Pedro Sánchez y al Congreso de los Diputados, insistiendo en que no sean partícipes de esta opresión vacunatoria. Espero que invites a tu familia y amigos a unirse a esta campaña.

Las amenazas de los líderes mundiales contra los ciudadanos que se nieguen a cumplir con la vacunación son de lo más extravagantes:

  • Austria amenaza con multas de hasta 3.600 euros a cualquier persona mayor de 18 años que se niegue a recibir el pinchazo.
  • En Francia, el carné de vacunación es obligatorio (con 3 dosis) para poder realizar acciones cotidianas, como llevar a tu hijo al médico en el hospital.
  • Alemania prohíbe la entrada de personas no vacunadas a las instalaciones públicas y privadas que el gobierno considere “innecesarias”.
  • Quebec (provincia canadiense) requiere la vacuna COVID-19 para asistir a los servicios religiosos.
  • Ecuador obliga a vacunar incluso a niños desde los doce años.
  • Italia obliga a vacunarse a los mayores de 50 años.
  • En EEUU Joe Biden intentó obligar a 100 millones de trabajadores pero fue frenado por el Tribunal Supremo… No obstante, desde el pasado mes de noviembre no se puede entrar en el país sin estar vacunado.
  • Ecuador obliga a vacunar a niños de tan sólo cinco años.
  • En Colombia es obligatoria la vacuna para empleados de cara al público.
  • En Costa Rica imponen la vacunación obligatoria para niños en medio de un gran debate.
  • En Argentina el pase sanitario ha sido motivo de gran polémica: se exige para trámites, ingresar a bancos, empleados que atienden al público y hasta para hacer viajes de media y larga distancia.
  • En España, muchas Comunidades Autónomas han aplicado el pasaporte Covid desde diciembre, restringiendo el acceso al ocio y restauración para todos los españoles que, por la razón que sea, no han querido vacunarse. Y en los colegios, a los niños mayores de 12 años se les obliga a vacunarse si no quieren padecer una cuarentena cuando están en contacto con un positivo en su clase.

Y esto es solo el comienzo.

Muchos países están exigiendo que los sanitarios se vacunen o perderán su trabajo justo en el momento en que necesitamos más a los médicos y enfermeras. Luego se quejan de que el personal médico está colapsado.

Amenazar a los trabajadores de la salud porque se niegan a cumplir un mandato gubernamental, que viola la libertad individual, es lo último que necesitamos.

¡Por eso es tan importante decirles a quienes nos gobiernan que se separen por completo de esta tiranía sanitaria!

Tú y yo podemos aumentar la presión para evitar que en España se establezca la obligatoriedad de las vacunas y exigir que se revoquen las presiones actuales de inmediato.

Firma la petición ahora para que quienes nos gobiernan sepan que no apoyamos los ataques autoritarios contra la libertad a través de la tiranía sanitaria.

Defendemos que eres tú quien tiene el derecho a decidir si inyectarse una nueva vacuna; ese derecho no es de los funcionarios del gobierno. También defendemos que tienes derecho a TODOS los datos médicos, especialmente aquellos que el gobierno quiere mantener ocultos.

Algunos gobernantes tienen tan poca visión que ni siquiera ven cómo sus presiones afectan al suministro de servicios de los ciudadanos.

En países como Italia, Francia, Polonia, Nueva Zelanda y Ucrania, los trabajadores del sector público deben vacunarse sí o sí.

  • ¿Qué sucede cuando no hay suficientes policías disponibles para proteger a los ciudadanos porque el gobierno exige vacunas? Habrá más delincuencia en las calles.
  • ¿O qué pasa cuando no hay suficientes bomberos para apagar los incendios? Más incendios pondrán en peligro vidas y hogares.
  • ¿O qué sucede cuando los niños no pueden ir a la escuela porque no hay suficientes profesores en los colegios? Su aprendizaje se verá obstaculizado y la economía sufrirá porque los padres no pueden trabajar.

Claramente, estos gobernantes no piensan en las consecuencias de sus decisiones… o simplemente no les importa.

Cuando los políticos reciban cientos de miles de peticiones de ciudadanos como tú, exigiendo que detengan la presión vacunatoria, se lo pensarán dos veces antes de continuar por este camino de opresión que viola nuestra libertad.

Por eso es fundamental que firmes la petición de inmediato y envíes este mensaje a tu familia y amigos que apoyan la libertad individual.

Firma ahora para que los políticos que nos gobiernan sepan que están cometiendo un error al querer violar nuestra libertad con la vacunación obligatoria.

Gracias,

Ignacio Arsuaga y todo el equipo de HazteOir.org

--

P.D.: Varios líderes mundiales están violando la libertad individual al imponer la vacunación obligatoria. Amenazan con multas, pérdida de empleo y el exilio de la sociedad para quienes se nieguen a someterse.

Tu firma contribuirá en gran medida a aumentar la presión para detener una posible imposición de la vacuna obligatoria en España... especialmente si le pides a tu familia y amigos que se unan a nuestra campaña.

HazteOir.org apoya a quienes luchan por la libertad contra la tiranía sanitaria de la vacuna obligatoria, y no vamos a retroceder.

Firma la petición de inmediato y envía este mensaje a tu familia y amigos.

--

Más información:

0500.000
  345.995
 
345.995 firmado. Vamos a lograr 500.000!

Completa tu firma

¡Firma esta petición ahora!

 
Introduce tu e-mail
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu país
Introduce tu código postal
Por favor seleccione una opción:
We process your information in accordance with our Privacy Policy and Terms of Service

Detengan la vacunación obligatoria

Sr. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno:
Sres. Diputados del Congreso:

La vacunación obligatoria viola la libertad individual. Las amenazas con multas o incluso la perdida del trabajo a quienes no se vacunen, es anticonstitucional y muy peligroso. Despedir a médicos y enfermeras en mitad de una pandemia si no se vacunan pone en riesgo la asistencia médica en un momento de máxima necesidad.

Durante dos años, distintos líderes de todo el mundo utilizaron la pandemia de COVID-19 para ‘clausurar’ la sociedad, destruir la libertad de movimiento y obligar a los ciudadanos a vacunarse.

Se olvidan que la libertad individual es un requisito indispensable para toda sociedad que aspire a ser verdaderamente libre y que todos los gobiernos están obligados a respetarla.

Por eso me uno a quienes exigen que detenga inmediatamente cualquier plan de vacunación obligatoria o de restricciones para los no vacunados.

[Tu nombre]

Detengan la vacunación obligatoria

Sr. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno:
Sres. Diputados del Congreso:

La vacunación obligatoria viola la libertad individual. Las amenazas con multas o incluso la perdida del trabajo a quienes no se vacunen, es anticonstitucional y muy peligroso. Despedir a médicos y enfermeras en mitad de una pandemia si no se vacunan pone en riesgo la asistencia médica en un momento de máxima necesidad.

Durante dos años, distintos líderes de todo el mundo utilizaron la pandemia de COVID-19 para ‘clausurar’ la sociedad, destruir la libertad de movimiento y obligar a los ciudadanos a vacunarse.

Se olvidan que la libertad individual es un requisito indispensable para toda sociedad que aspire a ser verdaderamente libre y que todos los gobiernos están obligados a respetarla.

Por eso me uno a quienes exigen que detenga inmediatamente cualquier plan de vacunación obligatoria o de restricciones para los no vacunados.

[Tu nombre]