Vox, ¿y tus líneas rojas?