El Español, perseguido en los colegios de Cataluña