¡No queremos el aborto, queremos salvar las dos vidas, de la madre y la hija!

El aborto no es salud

 

¡No queremos el aborto, queremos salvar las dos vidas, de la madre y la hija!

¡No queremos el aborto, queremos salvar las dos vidas, de la madre y la hija!

050.000
  22.409
 
22.409 hebben getekend. Laten we streven naar 50.000!

La senadora Leonor Noyola ha presentado una iniciativa para legalizar el aborto en todo el país. Lo quiere hacer por la peor forma que podría imaginarse: modificando la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Esta iniciativa daña a las mexicanas, a todas ellas. Ante todo, porque condena a muerte a millones de hijas, de mexicanas que aún no llegan a nacer. Eso es un gesto de violencia contra la mujer por invisibilizarla y es discriminarla por su grado de gestación.

Además, atenta contra las mujeres que son madres y se encuentran gestando. El aborto en cuaquier forma que se cometa, incrementa grandemente el riesgo de muerte por hemorragias, perforaciones y otros daños físicos. A eso se debe agregar la secuela emocional y psicológica que numerosos estudios muestran, pues en las mujeres que han abortado se dan más casos de depresión y de síntomas de estrés post-traumático.

El aborto no disminuye la mortalidad materna. Los datos oficiales muestran que la Ciudad de México, donde se comete aborto sin consecuencias en el primer trimestre de gestación, tiene el 6o peor lugar nacional en mortalidad materna.

Exijamos una política pública que preserve ambas vidas: la madre y la hija. Queremos que se aplique la Regla de los dos: que las dos vivan, y las dos estén bien, madre e hija.

Para más información:

Consulta la propuesta de la senadora del PRD Leonor Noyola

050.000
  22.409
 
22.409 hebben getekend. Laten we streven naar 50.000!

Bevestig je ondertekening

Teken nu de petitie!

 
Please enter your email
Please enter your first name
Please enter your last name
Please enter your country
Please enter your zip code
Maak alsjeblieft een keuze:
We process your information in accordance with our Privacy Policy and Terms of Service

Petición a: Señores senadores

Señores senadores:

¡No queremos el aborto, queremos la vida! Supe que la senadora Leonor Noyola, del PRD, presentó una iniciativa para legalizar el aborto en todo México por la peor forma que podría imaginarse: modificando la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Esta iniciativa daña a las mexicanas, a todas ellas. Ante todo, porque condena a muerte a millones de hijas, de mexicanas que aún no llegan a nacer. Eso es un gesto de violencia contra la mujer por invisibilizarla y es discriminarla por su grado de gestación.

Además, atenta contra las mujeres que son madres y se encuentran gestando. El aborto en cuaquier forma que se cometa, incrementa grandemente el riesgo de muerte por hemorragias, perforaciones y otros daños físicos. A eso se debe agregar la secuela emocional y psicológica que numerosos estudios muestran, pues en las mujeres que han abortado se dan más casos de depresión y de síntomas de estrés post-traumático.

El aborto no disminuye la mortalidad materna. Los datos oficiales muestran que la Ciudad de México, donde se comete aborto sin consecuencias en el primer trimestre de gestación, tiene el 6o peor lugar nacional en mortalidad materna.

Exigimos una política pública que preserve ambas vidas: la madre y la hija. Queremos que se aplique la Regla de los dos: que las dos vivan, y las dos estén bien, madre e hija.

[Jouw naam]

Petición a: Señores senadores

Señores senadores:

¡No queremos el aborto, queremos la vida! Supe que la senadora Leonor Noyola, del PRD, presentó una iniciativa para legalizar el aborto en todo México por la peor forma que podría imaginarse: modificando la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Esta iniciativa daña a las mexicanas, a todas ellas. Ante todo, porque condena a muerte a millones de hijas, de mexicanas que aún no llegan a nacer. Eso es un gesto de violencia contra la mujer por invisibilizarla y es discriminarla por su grado de gestación.

Además, atenta contra las mujeres que son madres y se encuentran gestando. El aborto en cuaquier forma que se cometa, incrementa grandemente el riesgo de muerte por hemorragias, perforaciones y otros daños físicos. A eso se debe agregar la secuela emocional y psicológica que numerosos estudios muestran, pues en las mujeres que han abortado se dan más casos de depresión y de síntomas de estrés post-traumático.

El aborto no disminuye la mortalidad materna. Los datos oficiales muestran que la Ciudad de México, donde se comete aborto sin consecuencias en el primer trimestre de gestación, tiene el 6o peor lugar nacional en mortalidad materna.

Exigimos una política pública que preserve ambas vidas: la madre y la hija. Queremos que se aplique la Regla de los dos: que las dos vivan, y las dos estén bien, madre e hija.

[Jouw naam]